La actual campeona, una de las más famosas y un rival al que pocos se quieren enfrentar: la Selección de Francia, les Bleus. Una de las más destacadas y de las que mayor relevancia tienen rumbo a Qatar 2022. Rival a vencer en la cancha, ejemplo de la multiculturalidad y víctima del racismo.

El futbol es uno de los principales focos de integración para la sociedad francesa, es por ello que el símbolo “Black, Blanc, Beur” que generó el combinado galo campeón en el Mundial del 98, es el reflejo de lo que pareciera ser una sociedad bien integrada. 

Sin embargo, no todo resulta tan maravilloso como lo quieren mostrar, debido a que hay un sector de la afición opositor a esta ideología: 

“Deschamps coge a tus monos y vete a África”, de acuerdo con Patrice Evra esta clase de mensajes llegan comúnmente, pero el problema viene incluso desde adentro de la federación.

Esto sucede cuando un político o una figura importante visita a la selección, según recuerda el exseleccionado francés: 

Teníamos unos sitios asignados para comer, pero cuando llegaba el Presidente todo cambiaba. Donde normalmente estaba Sakho y Sagna. Había que cambiar. Pusieron a Hugo Lloris, a Laurent Koscielny y el Presidente en el medio. Pero sabíamos que eran las reglas del juego. Cuando él quería una foto era mejor ponerse con Lloris, Koscielny en lugar de Sakho o de Sagna”, dijo Evra.

El racismo no borra a la historia

A estas personas parece olvidárseles que gracias a la multiculturalidad, hoy la Selección Francesa es lo que es y por más insultos y segregación racial provoquen, no borrarán de su historia a grandes figuras como Patrik Vieira, Zinedine Zidane o Kylian Mbappé… solo por mencionar a algunas de las leyendas con ascendencia de otros países y que han triunfado con el representativo francés.

También gracias a la multiculturalidad ‘le Blues’ fueron capaces de conseguir el Mundial en Rusia 2018, pues de la convocatoria de 23 jugadores, 13 tenían un padre o madre africana.

https://twitter.com/ApuntesdeRabona/status/1316068709035921409

“El equipo tiene jugadores de África y de los territorios de ultramar. Eso siempre ha sido una riqueza para el futbol y para todos los deportes franceses. Todos ellos son franceses y todos se sienten orgullosos de ser franceses”, dijo el entrenador Didier Deschamps tras ganar el Mundial de Rusia 2018.

Leer más: Raoul Diagne, el pionero de la Francia multicultural

A pesar del respaldo que Deschamps tiene con la actual plantilla gala, no han podido evitar que este tipo de mensajes se sigan reproduciendo, pues recientemente en la Eurocopa de 2020, Kylian Mbappé fue víctima de comentarios racistas tras fallar el penalti que los dejó fuera ante Suiza. 

A estas personas parece que olvidaron que Francia tal y como es hoy en día, es el resultado del colonialismo y gracias a ello cuentan una cultura con gran diversidad que bien la representan a través del futbol.

Por Fernando Acevedo

Comentarios