En la previa de la Copa América 2019 a disputarse en Brasil, se manejaban los nombres de los invitados a la justa sudamericana. Algunos apuntaban que México iría acompañado de Estados Unidos, lo que en papel significaba un plus económico para la competencia. Recordemos que la presencia de marca del Tri es garantía de ingresos para CONMEBOL y la Federación Mexicana. Sin embargo, Alejandro Domínguez (presidente de la confederación sudamericana) tenía otros planes. Los invitados serían Japón y Qatar. 

Los invitados a una Copa que aspira a ser global

“La Copa América Brasil 2019 será una competencia apasionante, en la que cualquiera podrá llevarse el título. Además de contar con la participación de las selecciones nacionales de nuestras diez Asociaciones Miembro, le damos nuevamente la bienvenida a la selección del Japón, con cuya asociación nos une un vínculo cercano de amistad y relacionamiento, y por primera vez, contaremos con la participación de la selección de Qatar, que será anfitriona de la Copa Mundial de la FIFA 2022”. Esto anunció el presidente de la CONMEBOL en mayo del presente año.

Te puede interesar: Zaha Hadid y el magnífico estadio para Qatar 2022

De esta forma, dos invitados asiáticos asistieron al torneo sudamericano. De hecho, es la primera vez que esto sucede, pues en 2015, Japón y China fueron invitadas, pero los japoneses no aceptaron la invitación. Por lo que CONMEBOL invitó China, quienes también declinaron preferir las eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Ahora bien, ambas selecciones se presentan al torneo con credenciales distintas.

Japón 

Japón llega a la Copa América con el antecedente de la edición de 1999, donde se quedó en la primera fase sumando un punto, gracias al empate con la selección de Bolivia. Fuera de la Copa América, Japón registra en su haber seis Mundiales consecutivos (de Francia 98 a Rusia 2018). En tres de esas seis ocasiones accedió hasta los octavos de final. Por otro lado, en sus vitrinas pueden presumir cuatro Copas asiáticas y una medalla de bronce en México 68.

En cuanto a su liga local, la J League recientemente registra un impulso gracias, en parte, a las incorporaciones de Fernando Torres y Andrés Iniesta, aunque esta liga ya contaba con figuras como Lukas Podolski. El valor de J League supera los 349 millones de euros, algo así como 392,077,419 millones de dólares. Por otro lado, la nación del sol naciente es considerada la tercera economía a nivel mundial, además de registrar un crecimiento del 1.9% en el PIB.

Qatar

Por su parte, Qatar debuta en la Copa América. A pesar de que las expectativas son altas en la competencia, los qataríes se ubican en un grupo complicado, pues comparten con Colombia, Paraguay y Argentina. Por lo tanto, acceder a la siguiente ronda será algo inesperado para los asiáticos.

A pesar de que se afiliaron a la FIFA y jugaron su primer partido oficial en 1970, Qatar es una selección con poca experiencia. Ha irrumpido en el plano internacional recientemente gracias a la Copa del Mundo que llevarán a cabo en 2022, en la que la federación y los organizadores pretender demostrar al mundo su capacidad económica y su amor por el deporte.

A la Copa América, Qatar llega como el vigente de campeón de la Copa Asiática tras vencer a la selección de Corea del Sur. En cuanto a su liga local, el valor de la misma asciende a los 152 millones de euros (170,536,400 dólares) y de momento sigue en crecimiento.

Por otro lado, en cuanto al crecimiento económico, Qatar sustenta su desarrollo en el petróleo, el gas, y en especial, con inversión en otros países. De hecho, este modelo puede ser perfectamente ejemplificado en el futbol, recordemos que Qatar tiene presencia en PSG, Manchester City, Arsenal, Milán, Roma por mencionar algunos clubes

Además de los sponsors y capital en clubes, Qatar invierte en la Academia Aspire, el proyecto con el que se pretende crear (literalmente) a los jugadores del mañana. Aspire utiliza el capital humano de una forma peculiar, pues se rodeó de españoles para los puestos directivos de la academia, ya que el sueño de la selección es jugar como lo hace el Barcelona. De hecho, el técnico de la selección es Félix Sánchez Bas, quien dirigió a las juveniles de la institución catalana.

En suma, la participación de los equipos asiáticos en la Copa América significa una victoria más para el futbol de aquella región. Recordemos el boom que China generó en años pasados al sacudir el mercado de fichajes. Ahora, Japón y Qatar están buscando el protagonismo deportivo. Ambos lo quieren alcanzar con la consolidación de sus selecciones, sin embargo, detrás de ellos hay una maquinaria económica que pretende posicionar al futbol como objeto de mercado dentro y fuera de su país. ¿Cuántas victorias más veremos?

Por: José Macuil García  

Comentarios