Selección de Inglaterra
Selección de Inglaterra. Twitter England

Hablar de futbol sin mencionar a Inglaterra es imposible. No solo son los creadores de este deporte, sino también fueron los primeros en disputar un partido internacional y posteriormente popularizar los juegos entre selecciones. Sin embargo, y a pesar de su rica historia, únicamente han alzado un título mundial. It’s coming home… 

Sucedió en el Mundial de 1966, donde fueron los anfitriones, pero aquella victoria estuvo rodeada de escándalos y acusaciones de corrupción a lo largo de todo el evento.

La Selección de Inglaterra, encabezada por su máxima figura y capitán Bobby Moore, llegó como la favorita para alzar el título y entregarlo a la Reina Isabel II. Muy probablemente debido a ello fueron notoriamente beneficiados.

Anomalías en el Mundial de Inglaterra

Para empezar, algunos candidatos como Brasil, Uruguay, Argentina, Portugal o Italia disputaron sus partidos con alta frecuencia, mientras que el calendario de los ingleses les permitía descansar 5 o 6 días antes de su siguiente encuentro. Gracias a ello pasaron de manera cómoda la primera fase, en la que compartieron grupo con México, Uruguay y Francia.

En la siguiente ronda les tocó enfrentar a Argentina y fueron protagonistas de un escándalo que afectó al cuadro sudamericano, pues al minuto 36, el capitán de la albiceleste Antonio Rattín fue expulsado por el colegiado alemán Rudolf Kreitlein.

¿Por qué? En el juego nadie entendió. Rattín le dijo algo en español al silbante alemán, que no entendió y lo expulsó, lo que condicionó a la Selección de Argentina que fue derrotada por 1-0.

Leer más: Boicot, desaparecidos y futbol

Pero lo más raro fue definitivamente la final. Inglaterra enfrentaba a Alemania Federal en Wembley ante más de 96 mil espectadores. Empatando 2-2 en tiempo regular, y ya en tiempo extra, al minuto 101’ un remate de Geoffrey Hurst rebotó entre el travesaño y la línea de gol, pero sin entrar completamente. Sin embargo, el árbitro consideró que fue válido. Entonces, con un gol “gol fantasma” y  una defensa alemana desmoralizada que no pudo evitar un segundo gol  minutos después, cayó 4-2. Al final ya solo se escuchaba a los ingleses cantar ‘Football’s coming home’ por primera, y hasta el momento, única vez en mundiales varoniles. 

Después de 66 años, a pesar de tener generaciones con jugadores de mucho renombre, no solo no han repetido la hazaña, sino ni siquiera han figurado frecuentemente en los mejores 8. 

Las que sí hicieron sonar esta canción fue la selección femenil, que apenas en agosto de este año se hicieron con la Eurocopa en la que también fueron anfitrionas, tras vencer a Alemania. 

Leer más: Ecuador vs las expectativas

Quizá esto funcione como un buen augurio para que la generación encabezada por Harry Kane supere las semifinales y conquiste la final. Llevando una vez más la Copa Mundial a la casa donde se creó el futbol.

Por Fernando Acevedo

Comentarios