Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo volvió a casa, a una de las tantas que tiene. La sensación es distinta, una mezcla extraña y difusa entre nostalgia del pasado y emoción de lo que viene. Desde el primer momento se sabía que pasaría a la historia, el portugués tenía dos caminos, izquierda o derecha, azul o rojo y cuando parecía decantarse por el celeste, Fabrizio Romano lo anunció: El Manchester City abandonó las negociaciones. Y entonces el infierno ardió, el astro regresó a su hogar. “¡Allá vamos!”, tuiteó el periodista italiano. Vuelo con dirección a Old Trafford.

Una tierra conocida

El mundo del futbol se volvió loco en cuestión de tres semanas, la salida de Leo Messi del Barcelona lo inició todo. Poco a poco el huracán en que se transformó el mercado de fichajes empezó a confundir todo. Cristiano habló y desde que inició la Serie A fue tajante con sus deseos, no quería continuar en la Juventus. De esas pocas veces en las que la voz del futbolista se escucha, el de Madeira tuvo voto en su futuro, se respetó y arribó en Inglaterra.

La noticia se difundió como pólvora, empezó desde un día antes con los rumores de que ficharía por el City, el archirrival, el enemigo directo y ante una afición un tanto dolida por la información que viajaba unas horas antes del hecho, la posibilidad de ver a Cristiano en casa cambió el panorama. Se empezó a especular que el propio sir Alex Fergurson habló con él pero en días tan agitados por las altas y bajas de futbolistas de la élite, no se distinguió qué hechos eran reales y cuáles no.

Y a las 16:51 horas en Manchester soltaron la bomba: “Bienvenido a casa, Cristiano”. El tuit cuenta ahora con 2 millones de ‘Me gusta’ y en Instagram con más de 13. Ese día el infierno ardió, los Diablos Rojos salieron a festejar, la afición dejó atrás los colores y camisetas, regalaron por ahí un corazón a las publicaciones. El 27 de agosto revivimos la historia, vimos cómo uno de los hijos pródigos regresaba al Teatro de los Sueños.

Una leyenda que continúa

El portugués se despidió en junio del 2009 siendo un ídolo pero regresó como EL ÍDOLO. Los tiempos cambiaron, atrás de él hubo cuatro Champions y 551 goles más, repartidos en otros dos clubes pero nada como lo que vivió en Inglaterra. Tomó el dorsal 7 con responsabilidad desde que Ferguson se lo dio, lo respetó, asumió como suyo y lo hizo parte de él. Ahora retorna con todo y el primer número que portó en los clubes más grandes de Europa.

Se respira nostalgia en el aire, los y las admiradoras recuerdan con cariño las mañanas en la primera década de los 2000 a partir del 2004 cómo aquel juvenil de Portugal driblaba a los oponentes. Sus regates que dejaban atrás a los defensores, iniciaba sus 20 años de edad y ya vislumbraba un futuro prometedor, el futbolista llamó la atención contra un juego con el Sporting y después se llevó el corazón de los del United.

Solo queda esperar y disfrutar

¿Qué se puede decir de un futbolista que se fue como promesa y regresó como historia? Salió de la escuela de muchos grandes maestros, viejos conocidos con los que ahora se reencontrará como compañeros, como aquel veterano del equipo llamado Ole Gunnar Solskjær. A quien abrazaba entre festejos y ahora lo dirigirá desde el banquillo. Es volver al hogar con todo lo que implica: el cariño del público, el orgullo de los mayores, la calidez del lugar y el ejemplo para las nuevas generaciones.

¿Cómo se sentirán los jóvenes del United?, ¿qué habrán sentido Marcus Rashford, Jadon Sancho, Diogo Dalot y los propios Harry Maguire y Bruno Fernandes? “Nunca dejes de soñar”, publicó el compatriota de CR7 junto a una ilustración de él de pequeño, observando la magia con el balón que realizaba su compañero de selección y ahora de equipo. El sueño, ver a tu ídolo con la armadura roja y ahora verlo regresar para jugar a tu lado.

Cliché o no, uno sí regresa a los lugares donde amó la vida.

Una nueva faceta para Cristiano, un nuevo reto por vencer, el hambre de gol lo aprendió desde que militó en los Diablos Rojos pero ahora no solo es un joven con grandes virtudes, sino un ídolo que conquistó Inglaterra, España e Italia. La figura del de Madeira continúa vigente en el futbol y fanáticos o no de él, es un placer tenerlo de vuelta.

Leer más: Justin Fashanu, una condena insufrible

Síguenos en Google News 

 

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios