Narrar un partido en lengua maya

24 de marzo de 2022. Aquel día, la Selección Mexicana se enfrentó a su similar estadounidense en un duelo vital rumbo a la clasificación hacia la Copa del Mundo en Catar. Ese partido no fue solamente el más importante hasta la fecha en la era del ‘Tata’ Martino; no fue un mero compromiso en el que periodistas, afición y dueños de clubes se reunieron… ese día se hizo historia.

Ese día, por primera vez, un partido internacional fue transmitido y narrado a nivel nacional en distintas lenguas indígenas como el mixteco, zapoteco, chatino, ayuuja, náhuatl y maya, a través de la estación ‘W Radio’, perteneciente a Grupo Radiópolis. 

Apuntes de Rabona tuvo la oportunidad de hablar con uno de los narradores y protagonistas de aquel momento: Adolfo Haas, hablante nativo de lengua maya quien ha dedicado toda su vida a la difusión de la cultura maya en el país. Ese 24 de marzo, Adolfo recogió los frutos de años de ardua preparación. 

Aquel momento no fue solo pisar el estadio Azteca, fue recordar todo lo que hizo para llegar ahí. Ver una convocatoria a través de Instagram, mandar un video de casting, la experiencia, el cariño y la necesidad de proyectar a toda la comunidad maya. Según datos del INEGI de 2020, 6.14% de la población mexicana habla una lengua indígena, siendo las dos más frecuentes el náhuatl (22.5%) y el maya (10.6%), aunque existen más de 60 lenguas indígenas y cientas de variantes. La historia de subrepresentación y discriminación –por decir lo menos– a la cual esta población ha estado sujeta, es parte de la formación del Estado mexicano. En 2022, quizá el futbol pueda ayudar a cerrar las brechas. 

‘W Radio’ se contactó con Adolfo mediante redes sociales. Ahí se notó su trabajo y su dedicación. Haas ya llevaba algunos años colaborando en diferentes programas para difundir la cultura maya, y sus estudios en locución le dieron ese plus que necesitaba. Era una oportunidad que no podía dejar ir. Solo tenía que grabar un vídeo narrando un partido de la Selección y, si hacía un buen trabajo, lograría colocarse en la historia. Con el corazón en la mano y una cámara de testigo, hizo su mejor esfuerzo. 

El camino comenzó con un sueño, una cámara, y un grupo de gente que piensa que es posible realizar acciones para que la lengua maya no sea olvidada. Así nació NUNKINÍ, una escuela virtual que comparte nombre con la zona en que reside, y actúa como promotora de la lengua maya. 

Durante su vida, Adolfo ha podido llegar al corazón de jóvenes, como cuando participó en el proyecto Corresponsales COBACAM en Campeche, programa dedicado a otorgar herramientas en materia de comunicación para los jóvenes de escuelas de Bachilleres del estado. En aquel momento, algunos chicos ocultaron saber una lengua nativa, pero con la emisión del primer programa de COBACAM Radio, uno de ellos se iluminó.

Durante su tiempo en el proyecto, el muchacho participó activamente con Adolfo. “¿Sabes qué? He tomado la decisión de estudiar la carrera de comunicación, por todo lo que hemos aprendido“, fueron las palabras que escuchó Adolfo. Hoy por hoy, trabajan codo a codo en NUNKINÍ. Esa es la mejor paga para Haas, lograr conectar con la gente y que se sientan orgullosos de sus raíces. A finales de marzo del año presente tuvo esa oportunidad para llegar, no solo a los corazones de Nunkiní, sino a los de todo el país.

Los nervios, aunque naturales, no lo abrumaron. Aunque la carga es, en cierto punto, excesiva, estuvo listo para llevarla. La preparación fue un inconveniente; si bien ha estudiado locución, nunca había narrado un partido de futbol, ni siquiera con sus amigos. Pero no estuvo solo, tuvo tras de sí el apoyo de su familia, de sus amigos, de la gente a la que ha apoyado en su comunidad y, desde el cielo, el sostén de su madre, la persona que le enseñó lo que una convicción y un corazón firme pueden lograr.

Narrar un partido en lengua maya: El gran momento

Ustedes no se asusten, solamente cuéntenle a su gente lo que están viendo. Diviértanse, siéntanse felices, orgullosos de que por primera vez sus lenguas madres se van a escuchar en un partido de la Selección… qué mejor que en un partido internacional como México vs Estados Unidos”. le comentó a Adolfo el locutor, Alberto Bernal.

Acompañado por locutores y periodistas especializados, Adolfo se fue soltando. Ya no tenía 30 años, era un niño más contándole a miles de personas lo que pasaba en la cancha del Coloso de Santa Úrsula. Pero los 90 minutos pasaron y el invitado más importante no llegó. A pesar de esto, Adolfo se siente contento, pues vivió un momento único. Unos días después, pudo gritar ‘gol’ cuando México venció a El Salvador 2-0.

“Esta experiencia me ha marcado, mi familia está muy contenta, yo estoy muy contento. Tengo varios sobrinos que estoy muy consciente de que no puedo rajarme por ellos, porque lo que estoy buscando es que cambie su forma de ver la vida. Es una responsabilidad, si estoy hablando de la lengua maya, mi responsabilidad comienza desde casa”. Adolfo Haas.

Este es solo el inicio

En su regreso a Nunkiní, solo se hablaba de Adolfo. La gente, que tanto tiempo lo vio luchar por salir adelante, se acercó para dedicarle unas cuantas palabras; “Te lo mereces”, junto con un: “tú mamá debe estar muy orgullosa”. Por fin culminaron años de crear programas, participar con las autoridades, y financiar proyectos para que la lengua maya fuera reconocida. 

Hoy, Adolfo se siente contento por poder honrar a su madre y darle visibilidad a su pueblo, a sus raíces. Para él, esto no fue una inclusión forzada para los indígenas, más bien es la oportunidad de poder reconectar a México con lo que lo hace especial y único. Superada esta prueba, Adolfo puede ser la voz de muchas personas indígenas, y espera poder lograr otro de sus sueños, como lo es formar la primera universidad para la enseñanza de las lenguas indígenas y, a corto plazo, pisar tierras mundialistas y poder transmitir todo lo que ve a su pueblo, conectando así a Catar con todo México.

Te puede interesar: Álex Déleon: la pasión por narrar 

Por: Miguel Bustamante

Comentarios