Carla Rossi
Carla Rossi

Carla Rossi es la capitana del barco de Gallos Femenil; un barco que zarpó la temporada pasada y al que más de uno quiere subirse. Todo esto es en búsqueda del tesoro, de llegar a la una final soñada. Hoy, la estratega cumple años y continúa marcando historia en el futbol femenil mexicano. 

Rossi nació en Guadalajara, es mexicana pero de descendencia argentina e italiana. La estratega también fue futbolista. Jugó para la Universidad de Guadalajara desde el 2004 y con el club ganó en las Universiadas Nacionales: tres medallas de oro y tres de bronce, además de ganar, también, dos Ligas Nacional Libre y otras dos de la Liga Mayor. En el campo era mediapunta o delantera.  representó a México en la selección entre 2004 y 2008.

La primera vez que entró a la cancha y en lugar de dirigirse al gran rectángulo verde, se quedó a las afueras de él, en el banquillo, como técnica, fue en 2010. Rossi dirigió a la U de G y en esa entrega obtuvo una Liga Mayor

Leer más: ¿Cómo impacta el COVID-19 al futbol femenil en México?

Regresó como jugadora en 2015 y voló a la frontera. Las Xolas de Tijuana fueron su nuevo equipo cuando aún competían en Estados Unidos con la Women’s Premier Soccer League, debido a que, en ese entonces, aún no existía una liga profesional en México. 

Después, decidió retirarse como futbolista pero no del futbol. Como técnica, ganó el tercer lugar de la Copa Telmex con la U de G en marzo del 2017. Posteriormente, en ese mismo año, ingresó a Xolas como auxiliar y después de dos años, ante la salida de Andrea Rodebaugh, fue nombrada entrenadora del equipo, cuando la Liga MX Femenil ya tenía cuatro temporadas jugadas. 

En su primer torneo a la cabeza, en la Apertura 2019, no solo hizo que Xolas entrara a la liguilla por primera vez en su historia, sino que también rompió el récord de mayor puntos obtenidos por el club con 29 (ocho juegos ganados, cinco empates y cinco derrotas). 

Leer más: El muro del futbol femenil

Rossi recuerda que su papel como DT dista mucho de cómo era ella jugando: “En la cancha yo era completamente diferente: muy entrona y totalmente apasionada. Aquí ya trato de ser más serena y que las emociones no gobiernen lo que quiero transmitir”, compartió para El Economista.

En los cuartos de final se vio contra Tigres y aunque en el primer juego mantuvo su arco en ceros, en el partido de vuelta las felinas se impusieron 3-0 en el Volcán. Además de confiar en sus jugadoras y motivarlas, la clave con la que se enfrentaron a Tigres fue el juego en equipo, actuar en conjunto y aprovechar las oportunidades que tuvieron pese a no completarlas.

La hazaña de Rossi siempre fue una realidad.

En el siguiente certamen, solo se jugaron diez fechas y después del parón por la pandemia, Xolas rescindió de sus servicios y salió del club de la frontera. Le dijo adiós al norte del país pero, en el centro, Querétaro ya planeaba una reestructuración en su plantilla y se convirtió en la líder del barco que recién zarpaba del muelle. 

Luego de las altas y bajas del plantel, Rossi habló, desde el primer momento, con las jugadoras que recién entraban a Gallos. Las hizo confiar en ellas mismas, en creer en que podrían lograr grandes cosas y después de las 17 jornadas, avanzaron a las eliminatorias en séptimo lugar.

La clave es la disposición de las jugadoras, ellas tenían claro que es una segunda oportunidad porque vienen de equipos donde no jugaban o jugaban muy poco, no eran el foco de atención, y eso les da todas las ganas ahora”, comentó en la misma entrevista con El Economista.

Leer más: Cinco películas sobre futbol femenil

Fue la primera vez que llegaron a liguilla. Las de Querétaro, sumaron 26 puntos (siete triunfos, cinco empates y cinco derrotas), 24 goles a favor, la mejor marca, y 20 en contra, la cifra más baja en su historia. Este certamen, a pesar de las condiciones por la pandemia y sin tener el apoyo del público presencial, entrevió lo que Rossi y sus jugadoras son capaces de alcanzar

Su rival en cuartos fue uno fuerte. Atlas llegó en segundo lugar con 15 puntos y 23 goles más que ellas. En el juego de ida se plantaron bien pese a que en el minuto 93, Paola García le dio el triunfo a las tapatías. El equipo de Rossi salió de casa en desventaja, dos goles en contra, de visitante, y todo para jugarse en la cancha de las rojinegras.

El lunes 30 de noviembre, Joana Robles anotó el primer tanto de las locales pero Lizeth Rodríguez compuso el marcador a los cuatro minutos. Sin embargo, Adriana Iturbide mandó al descanso a Querétaro con la obligación de buscar dos goles en la segunda mitad del encuentro. Rossi confió, las jugadoras también y salieron a ganar

Ver más: ¿Cuál es la mejor liga femenil del mundo y por qué? – La Reimers Apuntes

Con otro de Lizeth y un penal anotado por Adriana Orozco al 83’, Querétaro hizo lo impensable para muchos pero lo real para ellas. Con tres goles de visitante, Atlas tenía que meter uno para avanzar a semifinales pero esto no sucedió. El Querétaro de Carla Rossi se plantó en Jalisco y marcó lo que continuaría esta campaña de ensueño.

Después del festejo en el césped, donde las integrantes del plantel se encargaron de aventarle agua, Rossi declaró que les salió el plan de aprovechar las oportunidades en los últimos minutos y sacar así el resultado.

“No hay momento para describirlo”, compartió Carla, “Mis jugadoras han trabajado muchísimo en este semestre, han encontrado que el esfuerzo da muchos frutos”, continuó la estratega. 

Lo que fue un equipo que vino de menos a más, ahora es una realidad. La técnica no coló a su equipo entre los cuatro mejores, sino que lo situó con base en su rendimiento a lo largo de la temporada y de jugar bien el último duelo contra las rojinegras. No hay duda, Gallos Femenil de la mano de Rossi, va por más.  

En el Torneo de Clausura del Guardianes 2021, las de Querétaro no tuvieron una buena campaña. Quedaron en la decimoprimera posición, con solo 19 puntos y sus esperanzas de repetir lo del año pasado quedó fuera de sus posibilidades. 

No obstante, el proyecto sigue en pie, sobre todo por la apuesta de Gallos con su plantel femenil al hacer del Estadio Olímpico de Querétaro su nueva casa como locales, y la confianza en Rossi, quien reafirmó su compromiso con la escuadra hasta el 2023. Sin duda, este barco continúa a flote.

 

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

 

Comentarios